comment 0

El Chofer

el-chofer

En los tiempos en que luchaba yo por encontrar el modo de vender mi obra, con frecuencia exponía en clubes privados. En una ocasión me invitaron a exponer en el Club de Golf México, en el extremo sur de la ciudad. Mientras yo exponía, se llevaría a cabo el Torneo Miguel Alemán, organizado para promover el golf y el turismo y en honor de aquél expresidente de México.

Hice lo habitual para montar la exposición. Estudié la luz y el espacio disponible y colgué cuadros, algunos sobre las paredes, otros sobre caballetes. Una vez que hube acabado, saqué mi libro y me dispuse a leer mientras esperaba la llegada de clientes potenciales. Después de pasar por unas cuantas páginas noté la presencia de un hombre de unos treinta y tantos años que miraba detenidamente las pinturas. La apariencia era la de alguien modesto, seguramente no podría comprar ninguna. Sin embargo, como miraba con definitivo interés cada cuadro de lejos y de cerca y paseaba lentamente por la exhibición, dejé a un lado mi libro y me levanté para ponerme a sus órdenes. “Es usted muy amable; me agrada mucho el tema de las nubes, es sencillo ,pero muy bien realizado.” Continuó hablando con calma, como gozando el momento, comentando lo que sabía de pintura y estilos que prefería. Este hombre ciertamente disfrutaba del arte; estaba encantado tan solo con mirar. Mientras tanto yo también me entretenía con la plática y los elogios. Finalmente llegó la pregunta difícil, la de los precios. Yo le dí la información correspondiente a aquellos cuadros que le habían interesado más. “Es posible que pueda yo traerle algunos clientes” me dijo “si llegaran a comprarle algo,¿ podría usted ofrecerme algún descuento?” Yo asentí sonriéndole, pero sin pensar en que pudiera resultar nada de aquél acuerdo.

Las horas pasaron lentamente y luego llegó la hora de la comida. Guardé mi libro, le pedí al policía del club que de favor me cuidara la obra en lo que yo salía y conduje mi auto a casa. Al entrar sonó el teléfono. Una voz femenina y oficiosa inquirió mi nombre y si era yo el pintor que al presente exponía en el club. “El Licenciado Alemán desea saber si usted podría acompañarle a comer y si puede usted estar acá en una hora” Por supuesto que podía. No era una oportunidad para desperdiciar. Así que trepando de nuevo al auto serpenteé por el tráfico de regreso. Se trataba del hijo del expresidente, el gobernador de Veracruz. Al llegar ya me esperaba un asistente que con presteza me hizo pasar por seguridad hasta una mesa al aire libre, donde unos diez caballeros de aire importante comentaban sobre birdies, mulligans y la jornada golfística del día. Llegado yo a la mesa el gobernador amablemente estrechó mi mano, le siguieron los demás y me senté a disfrutar de bebidas, buena comida y amables halagos.

Después del postre nos levantamos todos y caminamos hasta la sala de exhibición de mi obra. En el aire flotaba el aroma a buenos puros. Luego, una vez llegados todo sucedió muy de pronto: “Dame aquél y aquél otro” dijo el gobernador. “Yo quiero este de acá” dijo uno de sus acompañantes “¿Tu vuelas?” me preguntó otro, que resultó ser dueño de un helicóptero y le gustó el realismo con que pintaba yo las nubes. En unos pocos minutos se vendieron más de una docena de pinturas. Quedé muy gustosamente sorprendido. Al retornar la calma a las sala, el hombre que me había visitado esa mañana entró y con modesta discreción comentó “le platiqué a mi patrón y a sus amigos de usted y de su pintura. ¿Le compraron algo?”   asentí con alegría y le pregunté cuál de mis pinturas le gustaba más. Él señaló aquella que más había mirado por la mañana y lamentó “Ésta…pero tal vez aún con el descuento me será demasiado cara” Yo le respondí “¿Tienes diez pesos?” el hombre me extendió una moneda y salió caminando muy alegre, con su nueva adquisición.

Hay quienes de verdad saben comprar arte.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s