comment 0

Teresita

Teresita

El patio de atrás de la casa lo hemos cubierto con baldosas de piedra oscura, con varios propósitos prácticos. Entre otros, para que nuestros perros no se escapen a China a través de los túneles que insistían en cavar. Además por limpieza, ya que con las fuertes lluvias del verano se enlodaba todo y era difícil colgar la ropa en el tendedero o pasar al taller que tengo atrás de la casa. Las piedras, aunque son de forma irregular, están colocadas muy juntas unas contra otras, cubriendo casi todos los huecos; entre ellas hemos puesto además piedritas de río tapando los espacios que quedan. En otras épocas me resistí a cubrir el patio con estas piedras porque me gustaba cómo se veían las muchas plantas que ahí crecían y que a veces aún extraño. Al tapar así la tierra desaparecieron todas las plantas, pero milagrosamente ha sobrevivido una “Teresita” que me ha inspirado a escribir estas líneas.

Es que las Teresitas crecen en los ambientes más inhóspitos y de ellas podemos aprender lecciones aplicables a las circunstancias actuales. Alas Teresitas las podemos ver destacando entre la banqueta y la calle, retando al pavimento y al tránsito del aparente progreso. Su alegre y fresca jovialidad, con su color blanco prístino o a veces rosa no se opacan por la opresión de los alrededores, ni ante la agresividad de otras especies y eso, compatriotas, es de respeto. La lección principal de la Teresita se resume en “no te acuites y, mientras Dios te dé vida, crece y sé feliz”. Alrededor de la Teresita de mi patio corren los perros, caminan las mujeres cargando canastas cuando tienden la ropa y yo a veces coloco mi caballete para pintar. Aún con todas esas amenazas de ser pisoteada, la Teresita resurge y luce.

Ya sabemos que al represente las amenazas abundan y son de todo tipo: una mala economía, el turismo reducido en número y en calidad, enormes daños ocasionados por tormentas, mala reputación consecuencia de la violencia y de la corrupción y una ineptitud general de los que nos gobiernan, con la mas reciente evidencia: la miscelánea fiscal¿Cuál es la salida? La persistencia. Churchill decía que “Resistir es vencer” y eso sigue siendo cierto. Si usted es de esos desafortunados (como lo somos casi todos)que están padeciendo por el rumbo de nuestro municipio, el de México y el del mundo en general pensando que nada puede hacer, si ha puesto sus bienes más preciados en venta, si ya no le alcanza para los pagos de su BMW, si ha tenido que suspender su viaje anual a esquiar a Vail, si al acabarse su fragancia Blue de Channel ha comenzado a usar Old Spice o si está comprando solamente lo que está en oferta para pagar en meses sin intereses…¡no se acuite! Piense que no está solo, lo acompaña casi todo el planeta: ¡ resista!

No hay mal que dure cien años y esto también pasará. Piense en la Teresita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s